Anera Consulting

Posts by aneraconsulting

30S_6321.jpg

Conocer Granada, conocer su Vega y conocer Chauchina

Hoy nuestro artículo de blog va para una localidad escondida en la Vega, poco conocida, pero que aquel que la visita la atrae para mucho tiempo.

Chauchina, nombre resonante que inspira curiosidad desde que lo escuchamos. Cahuchina es uno de los pueblos de la Vega granadina, rico por su entorno de pueblo agricultor, de lo que llama la atención los diferentes secaderos de tabaco, con sus paredes de tamiz y coladero de aves que entran y salen buscando la frescura de las hojas puestas a secar.

Los chopos tersos que se alzan en su vega, la imagen de linealidad y fertilidad que su paisaje nos marca hasta donde la vista puede admirar, se funde en el horizonte, ya fueron vistos por aquellos pobladores que desde el neolítico eligieron sus tierras para empezar sus vidas, de ahí a los romanos y los árabes, donde se fueron superponiendo culturas y hoy nos encontramos con hitos que en algunos lugares el tiempo ha querido conservar. Como la torre de laquería que forma parte de toda aquella defensa del Reino Nazarí de Granada.

Una vez que nos adentramos en su pueblo encontramos la construcción típica andaluza de un pueblo de Granada, con una Iglesia bonita y sobria que a los cahuchineros les gusta ensalzar en Semana Santa.

Destino curioso e interesante, a un paso de Granada. Desde luego que no te lo puedes perder y disfrutar de la verdadera grandeza de la vega.

Es digna de mención a Chauchina como cuna de los Camborios, familia que aparece en los poemas de Federico Lorca “Muerte de Antoñito el Camborio”…

Antonio Torres Heredia, 
Camborio de dura crin, 
moreno de verde luna, 
voz de clavel varonil: 
¿Quién te ha quitado la vida 
cerca del Guadalquivir? 
Mis cuatro primos Heredias 
hijos de Benamejí. 
Lo que en otros no envidiaban, 
ya lo envidiaban en mí. 
Zapatos color corinto, 
medallones de marfil, 
y este cutis amasado 
con aceituna y jazmín. 
¡Ay Antoñito el Camborio 
digno de una Emperatriz! 
Acuérdate de la Virgen 
porque te vas a morir. 
¡Ay Federico García, 
llama a la Guardia Civil! 
Ya mi talle se ha quebrado 
como caña de maíz. 

Así que si quieres disfrutar de la Granada lorquiana ésta es una parada más que obligatoria.

Leer más

menas-anera.jpg

Serón y sus poblados perdidos en la Menas

La innegable belleza de unos edificios urbanos, silenciosos y marcados por el paso del tiempo.

En medio de la naturaleza, diciendo lo que fue y hoy no es, es la sensación que nos dan los poblados perdidos y las menas de Serón.

Andamos por las Menas.

Nos encontramos las explotaciones mineras abandonadas que se afanan en seguir vivas en las mentes de las personas mayores, y en el pueblo que sabe que tienen algo único que hay que cuidar.

Edificios que, a pesar de su abandono, se encuentran guiados por rutas que en su tiempo y forma siguen un camino jerárquico, en las zonas más elevadas donde se controla y se ve todo el poblado se sitúan las casas de los directivos, conforme bajamos y andamos respirando el aire fresco de la sierra casi virgen de los Filabres, encontramos los edificios de oficinas, los talleres y los poblados de los trabajadores ya pegados a las minas. Hasta una plaza de toros se cree o sabe que había, eso nos dice el guía. Quien a pesar de la grandeza de los pueblos que nos enseña se afana en que entendamos las maravillas de la gastronomía pobre de los mineros, comiendo bayas y frutas conocidas como “Tapa culos” por su enorme carácter indigesto y propenso al estreñido.

Luego nos paramos a ver un extraño cable de hierro, unas poleas y … nos llevamos la explicación, aquí se aplicaron las técnicas más novedosas de la época. Técnicas similares a las usadas en las del Cable Inglés de Almería, donde por acción de la gravedad mandaban las cargas de mineral a los cargaderos y de ahí partían en tren hasta el puerto de Águila en Murcia.

Foto: FRANCISCO BONIFACIO PÉREZ DEL HOYO

Explotaciones de mineral a roza abierta, que afloraba al nivel del suelo, explotaciones de mineral a menos de 5 metros e incluso por los que luego tenían que volver y pasar y hacer rellenos. Unas Menas que no eran minas como conocemos al uso, sino un sistema industrial digno de conocer por los amantes del turismo cultural e industrial. Un amable acercamiento a la historia que te hace ver la crueldad de la mina y el trabajo a mano, donde las primeras explotaciones y traslados se hacían en borricos y luego con el tiempo y la llegada de los ingleses, y los modernos extranjeros que se quedaron con las explotaciones trajeron los más novedosos sistemas de transporte e innovación minera, así como una edificación peculiar que hoy se ve en la orografía de los “Poblado Perdidos” como le gusta llamar a mi amigo Javier.

Nosotros como consultores turísticos hemos visto las bondades de la ruta, la belleza del paraje y la necesidad de enseñar el recurso. Os proponemos que visitéis y conozcáis Serón en Almería porque un lugar tan pequeño alberga mucha historia, no sólo su historia sino la historia de cada uno de los holandeses, ingleses, hombres y mujeres que allí vivieron y que con nombres y apellidos Serón los tiene en un monumento.

 

Os recomiendo ver este vídeo extraído del canal de Youtube de Tito Clin, Sobrevolando la Aldea abandonada de los Canos

Leer más